miércoles, 24 de julio de 2013

You Learn...

Hace un par de días estuve por acá… leyendo, y extrañé. Extrañé la posibilidad que tenía de expresarme y la respuesta de quienes llegaron a ser tan buenos amigos, aun cuando no nos conocíamos.

Pensé en volver muchas veces, de hecho nunca me fui. Pero el año pasado estuvo lleno de pruebas. Cada vez que empezaba a recuperarme de una pérdida llegaba otra despedida, de golpe. Así que estuve un tiempo dormida, porque de esa forma lo llevaba mejor.

Practiqué mucho el arte de estar acostada mirando pelis de poco requerimiento reflexivo, así como el arte de inventar excusas para quedarme en casa. Era lo necesario. No estaba deprimida. Estaba triste, pero hasta la tristeza se cansa de sí misma, y ahí empecé de nuevo a buscar…

Creo que lo manejé bien, al menos aprendí un montón de cosas, me puse más en contacto con mi sensibilidad, me dejé cuidar un poco más (nunca me dio gracia verme vulnerable ante el resto), empecé a invertir más tiempo con la gente que quiero, a decir más seguido te quiero, los grandes problemas pasaron a ser solo problemas que en nada se comparaban a ese dolor. 

Me puse en perspectiva, supongo.

Conocí gente nueva. Gente linda, toda distinta y de gran corazón. Traté de darles algo y tomar algo también.

Conocí música nueva.

Viajé hacia nuevos destinos, conociendo y conociéndome cuando estoy lejos. Conocí más gente linda, y lugares llenos de paz.

Y volví… para seguir buscando. Lo que me conmueve, lo que me enseña, lo que me enamora, lo que me engrandece… lo que me hace bien.

Volví. 

5 comentarios:

mamasalbordedeunataquedebesos dijo...

Bienvenida nuevamente al mundo de los blogs, un mundo donde la incertidumbre que nos depara detrás de cada pantalla no quita posibilidades. Posibilidades de conocer también a gente formidable (como tu), posibilidades de poder compartir anónimamente eso que nos está rompiendo por dentro y aligerar así un poco las penas, posibilidades de conocernos más nosotros mismos y posibilidades de poder dejarte este gran saludo y este gran abrazo :)

Me alegra leer que todo últimamente va mejorando y que estás conociendo gente y lugares maravillosos. Por lo que escribes estás constantemente en búsqueda, pero, quizás, los mayores tesoros ya los tengas.

Un besazo guapísima!!!

Ah, soy la antigua "Gaia" reconvertida ahora en "mamás_besos" (Mamás al borde de un ataque de besos). Te dije que continuaría visitando aunque a partir de ahora con nuevo pseudónimo y avatar. Y aquí estoy, ferviente lectora y seguidora tuya :)

Caco dijo...

Leo la parte en que hasta la tristeza se cansa de sí misma, y siento la frase tan gigantesca y certera que no puedo hacer más que incluirla en mis frases célebres favoritas.

Por otra parte, me alegro que estéis de vuelta forjando y redactando publicaciones como éstas, que te dejan en una desnudez encantadora y planeando sobre el asunto existencia con una gracia admirable.

Gracias por tu pasado comentario en mi casa, en la que siempre sois bienvenida a ponerte cómoda. Como vos también he pasado tiempos difíciles últimamente, y he pausado las publicaciones por destilar tanta vivencia desastrosa. Mi cambio físico viene dado por decisiones propias y me siento muy orgulloso, aunque aún sigo en la tarea de acostumbrarme.

Desde aquí, de Venezuela espero que estéis bien, abrazando la paz y abrasando la amargura. Te imagino hermosa con una sonrisa inmensa. Besos y buenos deseos para vos :)

Caco dijo...

Fe de errata: Por no destilar

Caco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maya dijo...

No se hacen idea de lo feliz que me ha puesto ver que volvieron! Sobre todo de ésta forma...

Hace minutos nomás estallé en una catarsis inexorable... y de alguna manera vine acá para encontrarme con esto, con ustedes!

Mamas_besos! jaja... es genial! me divierte mucho ver cuánto cambia la vida de alguien cuando se convierte en padre... La emoción de los pequeños logros! cada día es único!
Seguimos siguiéndonos! Que para mi siempre vas a ser Gaia... aunque vayas mudando blogs y vivencias..

Caco! La sonrisa inmensa se me dibuja al leer algo así!
Nada es fácil, pero sin dudas se siente reconfortante cuando otros entienden. Una de mis grandes sombras en la adolescencia era el sentirme incomprendida y sola. Ahora entiendo cuánto pesaba ese sentimiento!
"Abrazando la paz y abrasando la amargura"... yo me quedo con esa..
Un beso enorme!!