viernes, 14 de febrero de 2014

Destino...

Qué pasaría si pudieras saber cómo desarrollar tu destino? Es decir, si quisieras saber que cosa o que cosas tenés que hacer  para que lo que está escrito para vos se dé.

Qué pasaría si ya lo sabes? Si siempre lo supiste, y aun teniendo la opción, elegías mal. No por arrogancia (dirían algunos) sino por esa fe ciega que te lleva a pensar que podes, dando lo mejor de vos, cambiar a esa persona que se te metió tan adentro.

Pero la realidad pesa, y siempre te da un sacudón, y aunque te acostumbras a estar pesada y sin rumbo, seguís haciendo las cosas mal. Que tontos somos. Que tonta soy.

Pero esto no va de lo que pasó, sino de lo que va a pasar. Iluminación le dicen algunos. Tomar las riendas, otros. Elegirte a vos.

Querés más de lo mismo? Entonces ya sabes que hacer. Querés ser feliz? Déjalo atrás.

Y sí, quiero. Con todo mi ser.

1 comentario:

mamasalbordedeunataquedebesos dijo...

Te guias más por el corazón que por la razón. ¿sabes encontrar el equilibrio? no es fácil pues para encontrarlo debes rechazar parte del corazón y parte de la razón. Saber decidir en cada momento es mucho más difícil de lo que imaginamos si queremos intentar hacerlo bien. Pero hacerlo bien no es acertar sinó hacer lo que queremos para no arrepentirnos luego de lo que hicimos o dejamos de hacer.

De las malas experiencias se debe aprender para no volver a caer sobre los mismos errores. Pero....dicen que el hombre siempre cae dos veces sobre la misma piedra...

Un besote amiga :)