viernes, 12 de noviembre de 2010

SueÑoS sObrE eL RíO dE La pLaTa...




La historia es así…. Tengo una amiga que hace poco viajó a un país vecino por razones que no vienen al caso. Allí conoció a un chico y decidió dejarse llevar por aquello que la vida le estaba ofreciendo. Entre miradas, besos y palabras lindas pasaron las últimas horas juntos y luego ella volvió a Uruguay. No fue hasta que se encontró con él en el chat, que se dio cuenta de lo mucho que le había gustado, lo contenta que estaba al tener noticias suyas, y las ganas que tenía de verlo nuevamente.


Al cabo de un tiempo la comunicación entre ellos era diaria y la posibilidad de una visita estaba cada vez más cerca. Ella cada día se permitía soñar más con aquel encuentro, justificándose ante sus amigas con que nadie era como esa persona que había conocido (con virtudes y defectos, claro) y que la “física y química” que habían generado juntos no era para dejarla en el olvido, por lo que si existía alguna posibilidad de volverse a ver al menor una vez más, no la dejaría pasar. A decir verdad (y que esto quede entre nosotros….) El atractivo ESTA en la lejanía, es lo romántico del asunto.

El tiempo siguió pasando, lento, y el peso de los sueños que no se cumplían empezaron a hacerse notar por lo que decidió, esta vez, bajarse de la nube y justo después de haber tomado esta decisión aceptó salir con un chico geográficamente compatible.

Pero no… no sintió ni mariposas en el estomago, ni vio estrellitas y duendes ni nada de eso… Así que volvió a su casa, subió las escaleras sonriendo, abrió la puerta sonriendo, etc, etc, hasta que se durmió sonriendo, feliz de poder volver a la nube, de permitirse seguir pensando en un reencuentro con él, en sus miradas, en sus besos y en más palabras lindas…

5 comentarios:

Belencita dijo...

Que se arme ya el bolsito!

Caco dijo...

Esas nubes tienen que comenzar a darle unas bofetadas de realidad, para que agarré ropita, ilusiones y valentía para inventarse ese viaje al país vecino. Supongo que la cercanía definirá qué rumbo tendrá el viento que mueve la nube.

Saludos amiga, un abrazote.

Maya dijo...

Ya va a ir... ya va a ir... Gracias por los ánimos, seguro les agradece ;)

Gaia dijo...

El amor no entiende de distancias y cuando toca a la puerta poco se puede hacer para esquivarlo. Como dice nuestro amigo Caco, llega un momento en que hay que bajarse de la nube, tocar con los pies a tierra y armarse de valor para luchar por aquello que se ansía. Podrá salir bien, podrá salir mal, pero lo importante es no arrepentirse nunca de al menos no haberlo intentado. Además, las dudas son malas compañeras de viaje...así que mejor actuar y esclarecer sentimientos.

Un fuerte beso a ti y a tu amiga ;)

Anónimo dijo...

esta buena tu amiga?
mandale un besote

julian de tolosa